“Silent Seas” Ernesto Morales

publicado en: crítica de arte | 0

La interdependencia de lo visto y de quien lo ve, surge de un tipo fructífero de colaboración entre lo sentido y lo percibido. Al menos eso ocurre cuando el estro creativo del artista convierte las formas complejas y variadas de lo visible en algo digno de ser visto. Esa intención, de fuerte acento en la obra de Ernesto Morales, es el resultado de la receptividad con la que articula anhelos, deseos y emociones en el mar silencioso de la memoria.

De una reconocida trayectoria internacional, su pintura retoma el imaginario colectivo de la trashumancia y del trasiego en una migración continua. Desarrolla de forma plástica esta temática desplegando el color como reclamo de lo emotivo y lo sensitivo. La fuerza cromática que contienen sus creaciones permite reconocer el oleaje que producen los recuerdos en su aparecer y desaparecer diario. El color es un fenómeno óptico pero es también un lugar para la imaginación humana. Por ello el artista utiliza cantidades seriales de color donde redunda la tensión del movimiento constante en una plasticidad de excepcional emoción. En sus composiciones predomina el color del mar por ser el color del viaje y de la ensoñación.

 

Para esta exposición que presenta en la Galería O+O, su pintura se concentra técnicamente en contornos geométricos de sutil sencillez, donde sobresalen tonos azules y blancos, como una forma de energía silente. Todo fluye, como dijo Heráclito en los inicios del pensamiento, todo está en movimiento, todo deja de ser y en ese vaivén los pinceles, la mano, el corazón y el ojo del artista intenta captar la visión de lo que fue y que, al dejar de ser, permanece en el olvido del que hay que rescatarlo. A esa profundidad abisal del mar de la memoria se acerca el artista para hacer visible la nostalgia de reposo que sentimos en un mundo donde deambulamos sin brújula, como esos animales que pinta y que navegan sin cesar.

Al disponer los elementos geométricos combinando formas abstractas y figurativas, consigue una armonía rítmica con la que representa la dimensión colectiva de una psiquis común que quiere llegar a Itaca y donde Ulises somos todos. Sin duda las composiciones de Ernesto Morales tienen el halo de reminiscencia estética con la que evoca la configuración originaria del océano a donde llegan los recuerdos.

 

 

Amparo Zacarés – Universitat Jaume I – UJI
Associació Valenciana de Crítics d´Art – AVCA

Del 23 de febrero de 2018 al 23 de marzo de 2018
Inauguración: Viernes 23 de febrero a las 20:00h.
O+O GALERÍA
C/Francisco Martínez 34, 46020 Valencia – Spain

www.galeriaomaso.com