FEMINISMO EN LA FERIA DEL LIBRO

publicado en: educación, feminismo | 0

Del 28 de abril al 8 de mayo se desarrolló la Feria del libro de Valencia en el recinto de los Jardines de Viveros. Cuando faltaban pocos días para la clausura de su 57 edición, tuve ocasión de hablar sobre el libro editado por Fineo: Feminismo en píldoras.  Esta vez fue Marina Gilabert, experta en coeducación y secretaria de Clásicas y Modernas, Asociación para la Igualdad de Género en la cultura, quien presentó mi libro destacando su formato útil para llevar la  formación en igualdad a la práctica docente. Quienes conocemos a Marina, sabemos que aplica su saber y experiencia en el ámbito coeducativo con la convicción y el entusiasmo que le caracteriza. Nadie mejor que ella para abrir con unas primeras palabras mi encuentro con el público lector de aquella tarde.

He contado ya, en varias ocasiones, la génesis de este libro pero siempre hay algo más que decir, sobre todo si me llegan tantas muestras de afecto y  apoyo para seguir en esa línea de divulgación del feminismo en clave didáctica. Siempre pensé que lo realmente difícil es hacer fácil lo difícil. Y en ese empeño, de sortear dificultades, encontré el reto de expresarme de la forma más inteligible  posible . Un afán que nace de mi profesión docente, a la que he dedicado toda mi vida, y donde he tenido que alternar  didáctica e investigación. Consciente de que el saber hay que compartirlo,  comencé a escribir estos artículos de opinión que ha  venido publicando el diario Levante EMV. Son textos breves  con los que, siguiendo el hilo conductor de las noticias de actualidad, me lanzaba a plantear temáticas vinculadas con la educación y la equidad de género.

Desde que el libro se publicó, a menudo me llegan testimonios sobre cómo algún artículo en concreto  les ha ayudado a enfocar un tema en clase. Podría citar, por ejemplo, a uno de mis alumnos egresado que se ayuda económicamente dando clases particulares y los utiliza en ellas para  comentario de texto.  O a una amiga, profesora de dibujo en un instituto, que me escribe que pondrá uno de estos textos para leer y comentar entre alumnado de ESO ya que encajan bien en la clase de Plástica puesto que  la educación en valores es transversal y necesaria. O  a otra amiga periodista que me felicitó por escribir sobre el estilo lingüístico del abuso y lo compartió en redes. O también, esa misma tarde, del cinco de mayo, cuando entre el público, una profesora de instituto, tomó el micrófono y entre halagos propios del afecto mutuo que compartimos, señaló que Feminismo en píldoras se había convertido en su libro de cabecera que, poco antes de dormir,   consultaba para tomar alguna idea en su labor coeducativa.

Son estos reconocimientos, nacidos de quienes están en las aulas, en primera línea, interactuando con jóvenes, esforzándose en su labor formativa, los que realmente importan y compensan. A esos esfuerzos que nacen del buen hacer profesional docente, enraizados en el saber, en la pasión y en el corazón, es a dónde hay que mirar y  darles el mérito que realmente tienen. Suelo decir que los auténticos cambios sociales son siempre educativos y no será ésta la última vez que lo diga.

Gracias por seguir en esa línea de compromiso en la igualdad. Gracias Ana Eva, Llum, Fina, Tere, Pilar, Marisa, Isabel, Maite  …..  y así sucesivamente porque no somos ni una ni dos sino una multitud unida en la esperanza de conseguir que la sociedad sea cada vez más justa y equitativa.